Diario Valladolid -      
    Diario Valladolid -  Santos:Ismael
Gana la Republica Checa 0-3

 La República Checa reiteró las buenas sensaciones ofrecidas hace dos años en la Eurocopa de Portugal en su estreno mundialista ante Estados Unidos (0-3), consecuencia de dos golpes letales en la primera mitad y un tercero en las postrimerías del encuentro, que le sirvieron para retroceder, exponer lo mínimo y permitir que los americanos, con un fútbol muy aseado, pero sin mordiente ofensiva, llevaran el guión del encuentro.

  Los checos, que participan en su primer Mundial desde su escisión de Eslovaquia, habían necesitado de la 'repesca' para acceder a Alemania, pero por contra sí pareció un bloque sólido desde el pitido inicial. Su confianza aumentó además con un acierto puntual en el minuto cinco de su mejor delantero, el gigantón Jan Koller.

   Koller, que jugará la temporada próxima en el Mónaco, vivió en una sola mitad las dos versiones del fútbol. En los primeros instantes la alegría que supone estrenar el casillero goleador en una cita mundialista con un testarazo inapelable dentro del área después de recibir un centro preciso de Grygera. Llegó a línea de fondo, levantó la mirada y enroscó el balón suavemente hasta que la testa de Koller impactó bruscamente con el esférico y 'rompió' las mallas.

   Pero al gigantón checo le aguardaba todavía su pesadilla particular. Después de estar siete meses lesionado en la rodilla, el hasta ahora jugador del Dortmund se recuperó a tiempo para viajar con su selección a Alemania, pero cuando restaba un suspiro para que el primer tiempo expirara, en una carrera entregada por un balón perdido, se echó la mano a la parte trasera del muslo.

   Un síntoma inequívoco de lesión muscular que le obligó a dejar el terreno de juego, en camilla y visiblemente afectado por las consecuencias que pueda suponer este nuevo contratiempo.

   Entretanto, y con el viento a favor del primer gol, los jugadores de Karol Bruckner entregaron la posesión a Estados Unidos, en su quinta participación mundialista. La selección de las barras y las estrellas ofreció un juego dinámico en la medular y una circulación fluida, pero se estrellaron con la sólida defensa checa.

   Ni McBride ni su jugador más habilidoso, Donovan, fueron capaces de superar la barrera y medirse a Peter Cech. El guardameta del Chelsea sólo se vio obligado a la media hora por el capitán americano. El centrocampista Reyna, una auténtica institución en su país, vio cerca el empate con un fuerte disparo desde la frontal que se estrelló en el palo.

   ROSICKY DE FIGURA

   Las ilusiones de Estados Unidos acabaron en esa jugada porque sólo seis minutos después emergió el que sería protagonista del encuentro, el joven centrocampista checo Tomas Rosicky, de 25 años. El que fuera jugador del Dortmund, y que lo será a partir de la próxima temporada del Arsenal, chutó con violencia desde treinta metros e imitó el tanto que ya consiguiera el alemán Frings en el encuentro inaugural.

   En la segunda mitad, ni con los cambios de Bruce Arena, el guión se modificó. Los checos supieron guardar esfuerzos para partidos más complejos y se replegaron atrás con suficiencia para buscar el contragolpe. Estados Unidos manejó el balón, pero sin el talento suficiente para penetrar en la zaga checa.

   La sentencia llegó a un cuarto hora del final. En acción los dos mejores de la República Checa, el de la Juventus Pavel Nedved y Rosicky. El primero asistió al segundo, quien en carrera encaró la meta del veterano Keller para burlar su defensa con un disparo cruzado de exterior.

   Rosicky, que instantes antes había enviado el balón al larguero, en una repetición de su primer tanto, se sumaba a la lista de bigoleadores del Mundial en esta primera fase y representaba la notable versión ofrecida por los checos, que dan un pase de gigante para acceder a la segunda fase.




   


Diario Valladolid
Contacte con nosotros