Diario Valladolid -      
    Diario Valladolid -  Santos:Marcelino, Erasmo
La aldea inteligente egipcia

A 28 kilómetros de la capital egipcia está la aldea inteligente, o smart village, el primero de tres proyectos que el gobierno ideó para atraer a compañías del sector Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La aldea fue inaugurada hace tres años y hoy alberga a empresas de la talla de Microsoft, Alcatel, Canon y Vodafone. También hay experiencias exitosas locales, como Xceed, Mobinil o LinkDotNet.

Con un área total de 53 mil kilómetros cuadrados, los planes consideran que tendrá una capacidad para aproximadamente 30 mil empleados. Claro, una vez que se instalen aquí el resto de las compañías que el gobierno tiene en mente.

"Hub" del Medio Oriente

El Medio Oriente no carece de parques tecnológicos. Entre otros, Bahrein, Dubai, Israel, Jordania, Kuwait, Omán, Qatar o Túnez. Pero Egipto quisiera ser el centro neurálgico, o "hub", de la región.

Por una parte, la idea es desarrollar el sector de comunicación y tecnologías para modernizar a las entidades gubernamentales, así como mejorar la educación y reducir el analfabetismo, pero también se trata de estimular a pequeñas y medianas empresas, y generar empleos.

Ahí es donde el gobierno egipcio tiene una visión ambiciosa para el futuro.

"La idea es atraer a las multinacionales y actores de comunicaciones y tecnología de todo el mundo y que vengan a Egipto pensando que es un centro para sus servicios en la región e inclusive para Europa", dijo a BBC Mundo Hoda Baraka, viceministro de comunicaciones.

La funcionaria reconoció que Egipto tiene una ventaja comparativa en los servicios y no tanto en la manufactura, como la India. Y enfatizó que la presencia de multinacionales es deseable.

"Es una inversión ya que emplean a egipcios y hacen transferencia de tecnología. Eso es bueno para los jóvenes y las empresas egipcias. Y la aldea inteligente puede atraerlos, como verán", concluyó Baraka.

Atención al cliente

En un convoy de periodistas en un microbús, nos dirigimos al flamante edificio de Xceed, uno de los cinco "call centers", o centros de llamadas, empresas que se dedican al servicio de clientes de grandes compañías internacionales, por una fracción de lo que les costaría en países ricos.

La idea es atraer a las multinacionales y actores de comunicaciones y tecnología de todo el mundo
Hoda Baraka, viceministra de comunicaciones

Según Adel Danish, director de Xceed, Egipto cuenta con los tres ingredientes: los recursos humanos, la infraestructura existente y el apoyo del gobierno. A esta combinación hay que añadirle una ubicación geográfica privilegiada, a caballo entre Asia y África y vecina de la Europa mediterránea.

El país tiene acceso a los cables submarinos de fibra óptica que pasan por el canal de Suez, por lo que la calidad y rapidez de la banda ancha está asegurada. Según Adel Danish, las telecomunicaciones son baratas, gracias a los esfuerzos de Telecom Egypt, el monopolio estatal.

Y el gobierno además provee adiestramiento gratuito para los jóvenes egresados, siempre y cuando las compañías contraten a un 70 por ciento.

"Están invirtiendo en la gente para crear empleos que van de acuerdo con las necesidades de las empresas del sector TIC", añadió el director de Xceed.

El piso de Babel

En el primer piso se escucha a los jóvenes egipcios con auriculares y micrófono atendiendo llamadas en árabe. Pero al subir al segundo piso, el murmullo de los empleados es una verdadera cacofonía políglota.

"Tenemos 250 mil universitarios que se gradúan anualmente y creo que somos un país único por los idiomas que hablan. Además tenemos un acento relativamente neutro comparado con la India o las Filipinas", dijo Danish a BBC Mundo.

Están invirtiendo en la gente para crear empleos que van de acuerdo con las necesidades de las empresas del sector TIC
Adel Danish, director de Xceed

Según un estudio prospectivo, en el año 2009 unas 13 mil personas trabajarán en este sector. Después de la hilera de francés, inglés, pasando por el griego, y el hebreo, al lado del italiano, me detengo frente a los cubículos con la banderita española.

"Gracias por llamar a Microsoft, mi nombre es Heidi, ¿en qué le puedo ayudar?", escucho decir a una joven egipcia que estudió español en la facultad de lenguas. También atiende llamadas de Dubai en árabe y en inglés.

Los bajos salarios son una de las razones por la cual el negocio es rentable. Heidi tiene 26 años y ha trabajado dos años para hoy ganar 1600 libras egipcias, el equivalente de US$280.

El Culturama

Hay otro edificio por visitar, con menos vidrios polarizados, cruzando el camino asfaltado y el césped recién plantado. Es el centro para la Documentación del Patrimonio Cultural y Natural, o CULTNAT. Adentro, nos llevan a una sala donde se proyecta un audiovisual sobre nueve pantallas.

Nevine, trabajadora de Xceed.
Nevine es una joven dirige el equipo hispanohablante de Xceed.

El Culturama ofrece un panorama cultural sobre el pasado del país que comienza en tiempos faraónicos (3000 A.C.), hasta el Egipto contemporáneo. Diagramas arqueológicos sobre la tumba de Keops, ilustraciones arquitectónicas de los periodos coptos e islámicos y hasta un fragmento filmado por los hermanos Lumière a principios del siglo XX.

A pesar de no estar en el circuito turístico, el Culturama organiza visitas guiadas con cuerpos internacionales, como la Unión Europea. Pero principalmente está dirigido a estudiantes que quieren aprender sobre el pasado de Egipto a través de un impresionante recorrido audiovisual.

La aldea inteligente tiene grandes ambiciones, y parece seguir la tendencia de desarrollar los alrededores desérticos de la zona conurbana del Cairo. Por ahora, las construcciones son aún escasas, pero las compañías multinacionales que han decidido operar desde aquí no son insignificantes.

Quizás una señal de lo que viene. Y si bien la mayoría de esos jóvenes en los call centers agradecen tener un empleo, otros quisieran ganar más.



   


Diario Valladolid
Contacte con nosotros